MEIR SHALEV (ISRAEL,1948)

Colabora Bilbao

Colabora Bilbao (Photo credit: agirregabiria)

Italiano: Il Presidente della Repubblica Sandr...
Italiano: Il Presidente della Repubblica Sandro Pertini con Natalia Ginzburg. (Photo credit: Wikipedia)

Italiano: Il Presidente della Repubblica Sandro Pertini con Natalia Ginzburg. (Photo credit: Wikipedia)

Historical marker at the site of the family ho...Historical marker at the site of the family home in Albany, NY. (Photo credit: Wikipedia)

Meir Shalev

MEIR SHALEV

Escritor nacido en NahalalIsrael. Hijo del poeta Itzhak Shalev, es uno de los novelistas más admirados y populares de su país. Estudió psicología en la Universidad Hebrea y ha producido y presentado programas en emisoras de radio y televisión. Colabora semanalmente con el periódico Yediot Ahronot comentando de forma satírica la política del gobierno y la situación de la población israelí. La pasión por la literatura no la ha heredado de los escritores de su familia, sino de las historias sobre mitos locales que le contaba su madre, que provenía de una familia de granjeros. Se declara seguidor deHerman MelvilleThomas Mann, Nikólai Gógol, Mijail Bulgákov, Natalia GinzburgThomas Hardy o Jean Rouau. En 1999 recibió el premio Juliet Club y el premio Chiavari, ambos en Italia, así como la mención de honor del Primer Ministro de Israel. En el 2006 recibió el premio Brenner, el galardón literario más prestigioso de Israel, por El chico de las palomas.  © A.D.L.

307501278

Via Vittorio Veneto, centro storico di Chiavar...
Via Vittorio Veneto, centro storico di Chiavari, Liguria, Italia (Photo credit: Wikipedia)

Via Vittorio Veneto, centro storico di Chiavari, Liguria, Italia (Photo credit: Wikipedia)

Nahalal farmNahalal farm (Photo credit: silatix)

TEXTOS:

LA MONTAÑA AZUL (FRAGMENTO)

“ Pinness nunca hablaba de “años”, sólo de “figuras”. Me sonreía en la oscuridad, sabiendo que vendría. A Pinness le gustaba comparar la pedagogía con la agricultura. Cuando hablaba acerca de su trabajo, solía usar expresiones como “tierra virgen”, “viña sin podar” “orificios de irrigación”. Sus alumnos eran árboles jóvenes. Cada figura era un surco.
-Mirkin-prosiguió emocionado- es posible que no sea un granjero, pero también siembro y cosecho. Ellos son mis viñedos, mi huerto. Sólo se necesitan una manzana podrida… Él casi se ahogaba en su propia desesperación. Sí y dio uvas silvestres… ¡El problema de los caballos y la carne de los asnos!
Como todos sus alumnos, yo estaba acostumbrado a sus citas de la Biblia, pero nunca antes había escuchado versos semejantes. Involuntariamente me moví en mi cama y sentí frío de nuevo. Las tablas del entarimado crujían bajo el peso de mi cuerpo y dos de ellas permanecieron mudas durante un minuto. A la edad de quince años yo pesaba alrededor de dieciséis libras y media y podía coger un ternero grande por los cuernos y luchar con él sobre la tierra. Mi talla y fuerza eran admiradas en la aldea. Los granjeros bromeaban diciendo que el abuelo debía estar alimentándome con la primera leche que daban las vacas nodrizas.
-No tan alto. Despertarás al chico.
El chico. Fue su manera de llamarme hasta el día que murió. Mi chico. Incluso cuando brotó pelo oscuro por todo mi cuerpo. Incluso cuando me cambió la voz y mis hombros adquirieron una robustez carnosa. Mi primo Uri no podía dejar de reír cuando nuestras voces empezaron a resquebrajarse. Yo era el único chico en la aldea, dijo, cuya voz fue de barítono a bajo. 

Nahalal_small

FUENTE: http://www.epdlp.com

ChiavariChiavari (Photo credit: Il Topo – Mäuschen)

i-am-reading-ulysses-by-jamelah

TEXTOS:

POR AMOR A JUDIT (FRAGMENTO)

“ En los días templados, el olor suave de la leche se elevaba desde las paredes de mi casa. Las paredes estaban enlucidas y encaladas, los azulejos cubrían el suelo, pero desde los poros de las paredes y las grietas del pasillo, el olor me alcanzaba, persistente, como el ladrón de un antiguo amor. Una vez mi casa fue un establo. La casa de un alazán y su yegua y también de unas cuantas vacas lecheras. Tenía una amplia puerta de madera, atravesada por un perno de hierro, canales de hormigón, horquillas para el ganado, jarras, latas y estaciones de ordeño.
Y una mujer vivía en el establo, donde trabajaba y dormía, soñaba y lloraba. Y una estera de sacos donde dio a luz a su hija. Las palomas iban y venían sobre las tejas del techo. En las remotas esquinas se hospedaban las golondrinas sobre sus nidos de barro y el revoloteo de sus alas era tan agradable que incluso lo siento ahora, suavizando la expresión de mi rostro, alisando las arrugas de la edad y la ira hasta donde alcanza mi memoria.
Por la mañana, el sol iluminaba los cuadrados de las ventanas de las paredes y las partículas doradas por el polvo danzaban por el aire. El rocío se acumulaba sobre las tapas de las jarras y los ratones de campo se escurrían sobre los haces de paja como pequeños rayos grises.
La yegua, de acuerdo a los recuerdos que mi madre quiso inculcarme, era salvaje y muy sabia, incluso podía golpearte mientras dormía y cuando intentabas montarla, galopaba hacia la puerta, se inclinaba y pasaba por debajo de la barra del perno y si no saltabas a tiempo, la barra de hierro golpeaba tu pecho y te derribaba. La yegua también sabía cómo robarle la cebada al caballo y cómo reír en voz alta y dar golpes secos en la puerta de la casa con su pezuña para conseguir algunos dulces.
Y un poderoso árbol de eucalipto se alzaba en el patio, de ramas anchas, fragante y siempre susurrando. Nadie sabía quién lo había plantado ni que viento había esparcido sus semillas. Era más grande y añejo que todos sus hermanos en el cercano bosque de eucaliptos. Aguardó en su lugar mucho antes de que la aldea fuera fundada. A menudo trepaba sobre él porque los cuervos anidaban en la cresta y me encantaba observarles.
Pero ahora mi madre está muerta, el árbol fue cortado y el establo se convirtió en una casa, los cuervos se marcharon, aunque otros han venido, regresando para la eclosión de sus huevos. Y, sin embargo, estos cuervos y estas historias y el establo y ese eucalipto-son áncoras, eternas imágenes de mi vida. 

September 11, 1921 – The first settlers arrive...
September 11, 1921 – The first settlers arrive by horse and wagon from Mikveh Israel (Photo credit: Wikipedia)

September 11, 1921 – The first settlers arrive by horse and wagon from Mikveh Israel (Photo credit: Wikipedia)

israel-112israel-112 (Photo credit: Amy Widdowson)

Calles del Primer MinistroCalles del Primer Ministro (Photo credit: ::: Mer :::)

Related articles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s