"El día que descansé en tu mirada"

Un día llegó a mi corazón
el polvo de América sin razón
miré y miraba su belleza inaudita,
a sentir la antigua raza dentrita
de sus labios ojos y piel denotados
de una civilización inmemoriada y denodados
para mi desde la escuela infantíl,
enseguida me ví practicando lo gentíl
trabajando y estudiando “el sánscrito”
para hablar contigo mujer exacta en el escrito
y a escribir me puse después de verte
también a leer sobre la mente,
de la corriente religiosa inoperante,
del budismo inspirado al sentirte,
sentí que hay en mi vida
hombres mujeres de forma demostrativa
que son cielo e imagen dormida
de aquella religión comparativa
son las castas hereditarias sencillas
reflejo del cristál luces amarillas
que no dejan ver el interior de las personas.
¡Que grande eres amiga mia!
como me enamoro cada día
de tu rostro enamorado de esa religión
que sopesaba su pasar por esas tierras,
y escribir sobre el máximo poder hindú
personas de la casta sacerdotal
mi mente en residencia habitual
desde las guerras y el deterioro
alcanzo la concordia deshabitual y te adoro
desde mi torre de cristal felina
el amor a los niños en esta casa afina
que me vió emerger en disoluto
desde mis días de reflexión y dialogo computo
por fin una felicidad total amamantada,
filosofía conseguida sufrimiento “zen”
forma antigua consensuada,
al fin descanso en ti.

AUTOR: José María Medina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s