JORGE LUIS BORGES

Stippled Borges
Stippled Borges (Photo credit: Wikipedia)

Stippled Borges (Photo credit: Wikipedia)

Español: escritor argentino jorge luis borges
Español: escritor argentino jorge luis borges (Photo credit: Wikipedia)

Español: escritor argentino jorge luis borges (Photo credit: Wikipedia)

Jorge Luis Borges, escritor argentino
Jorge Luis Borges, escritor argentino (Photo credit: Wikipedia)

Jorge Luis Borges, escritor argentino (Photo credit: Wikipedia)

JORGE LUIS BORGES

El jueves 24 de agosto de 1899 nace Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo en Buenos Aires. Su árbol genealógico lo entronca con ilustres familias argentinas que tomaron parte activa en la independencia de su país.

Uno de ellos, Francisco Narciso de Laprida,preside el congreso de Tucumán y firma el acta de independencia. Muere asesinado por los montoneros de Aldao y Borges le dedica en 1943 su Poema conjetural.

FUENTE: http://grandespoetasfamosos.blogspot.com.es

Jorge Luís Borges 1951
Jorge Luís Borges 1951 (Photo credit: Wikipedia)

Jorge Luís Borges 1951 (Photo credit: Wikipedia)

Allí ya se advierte esa tensión entre el fuego de las armas y el álgebra de las letras. Entre un hombre de libros y leyes y los gauchos bárbaros, quienes lo cercan con «el duro hierro». Ya con «el íntimo cuchillo en la    garganta» descubre «Un júbilo secreto. / Al fin me encuentro / con mi destino sudamericano». Surge también allí el recurrente tema del laberinto y la convicción    borgiana acerca de cómo todos los pasos que da el hombre sobre la tierra resultan vagamente inexplicables y como envueltos en el elusivo ropaje del sueño.

Español: Iglesia San Miguel "Quién como D...Español: Iglesia San Miguel “Quién como Dios?”, ubicada en Maracaibo, Venezuela. (Photo credit: Wikipedia)

Salvo en el momento de la muerte, cuando todo se aclara, ofreciéndonos la clave eludida hasta el momento. «La letra que faltaba, la perfecta / forma que supo Dios desde el principio». Las dubitaciones del azar y de la libertad aparente se cierran con ese «mi insospechado rostro eterno».

Atardecer Isla del CarmenAtardecer Isla del Carmen (Photo credit: Jaime GF)

Despedida

Entre mi amor y yo han de levantarse Trescientas noches como trescientas paredes, Y el mar será una magia entre nosotros. No habrá sino recuerdos. Oh tardes merecidas por la pena, Noches esperanzadas de mirarte, Campos de mi camino, firmamento Que estoy viendo y perdiendo. Definitiva como un mármol Entristecerá tu ausencia otras tardes.

Campos de Madridejos - NorteCampos de Madridejos – Norte (Photo credit: JOSE-MARIA MORENO GARCIA = FOTOGRAFO HUMANISTA)

Despertar

Entra la luz y asciendo torpemente De los sueños al sueño compartido Y las cosas recobran su debido Y esperado lugar y en el presente Converge abrumador y vasto el vago Ayer: las seculares migraciones Del pájaro y del hombre, las legiones Que el hierro destrozó, Roma y Cartago. Vuelve también la cotidiana historia: Mi voz, mi rostro, mi temor, mi suerte. ¡Ah, si aquel otro despertar, la muerte, Me deparara un tiempo sin memoria De mi nombre y de todo lo que he sido! ¡Ah, si en esa mañana hubiera olvido!

Tarde en el Inírida -Pseudo HDRTarde en el Inírida -Pseudo HDR (Photo credit: donsabas)

El amenazado

Es el amor. Tendré que ocultarme o huir. Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. La Hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única. ¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras, La vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó El áspero norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amistad, Las galerías de la biblioteca, las cosas comunes, los hábitos, el joven Amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche Intemporal, el sabor del sueño? Estar contigo o no estar contigo, es la medida de mi tiempo. Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta a la voz Del ave, ya se han oscurecido los que miran por la ventana, pero la Sombra no ha traído la paz. Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la Memoria, el horror de vivir en lo sucesivo. Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles. Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar. Ya los ejércitos que cercan las hordas. (Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.) El nombre de una mujer me delata. Me duele una mujer en todo el cuerpo.

Quién como túQuién como tú (Photo credit: Wikipedia)

El cómplice

Me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos. Me tienden la copa y yo debo ser la cicuta. Me engañan y yo debo ser la mentira. Me incendian y yo debo ser el infierno. Debo alabar y agradecer cada instante del tiempo. Mi alimento es todas las cosas. El peso preciso del universo, la humillación, el júbilo. Debo justificar lo que me hiere. No importa mi ventura o mi desventura. Soy el poeta.

S.A. Tovar y Borges en Atenas 1974S.A. Tovar y Borges en Atenas 1974 (Photo credit: Wikipedia)

El laberinto

No habrá nunca una puerta. Estás adentro Y el alcázar abarca el universo Y no tiene ni anverso ni reverso Ni externo muro ni secreto centro. No esperes que el rigor de tu camino Que tercamente se bifurca en otro, Tendrá fin. Es de hierro tu destino Como tu juez. No aguardes la embestida Del toro que es un hombre y cuya extraña Forma plural da horror a la maraña De interminable piedra entretejida. No existe. Nada esperes. Ni siquiera En el negro crepúsculo la fiera.

Uno PortUno Port (Photo credit: mctrent)

El mar

Antes que el sueño (o el terror) tejiera Mitologías y cosmogonías, Antes que el tiempo se acuñara en días, El mar, el siempre mar, ya estaba y era. ¿Quién es el mar? ¿Quién es aquel violento Y antiguo ser que roe los pilares De la tierra y es uno y muchos mares Y abismo y resplandor y azar y viento? Quien lo mira lo ve por vez primera, Siempre. Con el asombro que las cosas Elementales dejan, las hermosas Tardes, la luna, el fuego de una hoguera. ¿Quién es el mar, quién soy? Lo sabré el día Ulterior que sucede a la agonía.

Related articles

CINCO POEMAS DE ÁNGEL GARCÍA LÓPEZ

Ángel García López

Quién como tú
Quién como tú (Photo credit: Wikipedia)

Ángel García López (Rota1935) es un poeta español, premiado con el premio Nacional de Poesía en 1973. También consiguió elpremio Adonais en 1969 por A flor de piel. Destaca por el rigor formal y la investigación de los aspectos rítmicos y lingüísticos. Otras obras del autor son Emilia es la canción (1963), Tierra de nadie (1968), Retrato respirable en un desván (1973), Mester Andalusí (1977),Trasmundo (1980) De latrocinios y virginidades (1984) Pervesificaciones (1990) y Territorios del puma (1991).

Imaxe na casa do mago Merlín. Mondoñedo. Galicia
Imaxe na casa do mago Merlín. Mondoñedo. Galicia (Photo credit: Wikipedia)

Así como el atleta

Mi cuerpo es como un pájaro. Me alzo
sobre una cordillera de gorriones.
Las alas me empujaron en el salto,
se me llenó la carne de motores.

Hoy he vuelto a la vida. Libre, gano
mi oficio milagroso de ser hombre.
He tocado una nube con mis brazos
y le he robado al águila su polen.

Quise sentir el mundo, lo delgado
del límite del día con la noche.
Corrí sobre la pista del milagro
indagando el secreto del azogue.

Debí de ser gacela, ardilla, gamo
perseguidor del aire de los bosques.
Mi pecho respiraba como un campo
lastimado de músicas y flores.

Luché contra el equipo de los nardos
y el fuego de amarillos girasoles.
Competí con la pluma de los pájaros
y el latido voraz de los relojes.

Sin sentir en los músculos cansancio
llegué, libre, a la meta.
Desde entonces
traigo una lluvia nueva entre mis párpados.

¿Fui yo? Nadie creyera. El horizonte
se me llenó de cánticos y aplausos.
Hoy le vencí a la vida en el deporte
de alcanzar la alegría con las manos.

Español: Iglesia San Miguel "Quién como D...
Español: Iglesia San Miguel “Quién como Dios?”, ubicada en Maracaibo, Venezuela. (Photo credit: Wikipedia)

Hueles como el verano…

Hueles como el verano. Desde el calor, lentísimas,
se me ofrecen las jaras y, en tus hombros,
lo flexible del mimbre y el lentisco. Tienes,
debajo de tus brazos, un herbazal tranquilo,
olor a prado en celo y a retama de un monte.
Parece que vinieras de una casa sin nadie
con un carro de heno que asustara en los labios.
Estás como entregando una mensajería
de un lugar inconcreto que no sabe su nombre.
Tu oficio más propenso es hablarle a los tréboles
y hacer que en cada mano se haga grande un arroyo.
Abrazarte es lo mismo que ir oliendo una fábrica
donde el polen hubiese trabajado descalzo.
A través de tu boca se ha asomado una espiga
y hay un poco de mosto que va abriéndose paso.
No existe sitio tuyo que no ordene
mirar su procesión, más infidelidades
a las cosas restantes que arde al sol tu azotea.
Hueles a la corteza del pinsapo y del álamo.
Desde ti suena el mundo como el aire en las cañas
o el zorzal. Se despeñan los párpados a verte
y, al rodar, te visitan regiones augurales
que enloquecen en misa con su fiesta de pronto.
No es posible explicarte sino deletreándote
o enviando a la escuela la emoción de uniforme,
con zapatos de párvulo y un gran lazo en el cuello.
Amarte es despedirse abrazándote a un campo
que huele a regadíos y a un vellón trashumante
que hubiese ido de compras a una tienda de flores.
Exhalan tus dos pechos una jardinería
que asciende de las sábanas con que heredas la nieve.
Y está tu olor tendido, dentro de la hermosura,
con una piel tan blanca que te beso esquiando.

Retrato
Retrato (Photo credit: chalo84)

Ola feliz

Suena este mar, tu corazón, bajo la piel.
Bello el reloj, se mueve .
Anda del seno tu lugar.
Potro en la nieve, se hace nuca su belfo.
Come de la bandeja blanca de las sienes.
Muere de delgadez. Y es ave,
relámpago concéntrico con peces
hechos música, luz, bolsa obediente
del diapasón.
Feliz más que una playa, acude al vientre,
Edifica del agua la esbeltez. Allí te crece
como un inmenso pájaro. Y distiende
alas de olor sobre el cantil, te bebe
la piedra transparente del cuerpo.
Después, yedra invisible, baja hasta el pie.
Jinete, torre en el cuero juvenil,
tambor de lo turgente,
cede su forma a la presión.
Sonoro resplandece.
Te late en las paredes de la carne que beso.
Se convierte en ruido de unos bosques,
en rostros de violines
que pulsan de ese alegre sitio del sol.
Y así la noche emerge solícita.
A tus manos, que hablan en la sombra
su celeste palabra.
Su situación de fiebre y de jardín.
Su fuerte voz.
Y así mientras conoce, la boca vibra,
enciende su tacto.
Llega al hombro con presencia de río,
pone caricia y redes a la virtud.
Transita entre los sauces y el aire adolescente
que amo, fruto interior silvestre.
Cuerpo tuyo que canta.
Y aventa de mis dedos respiración de mieses.

Mateo Manaure
Mateo Manaure (Photo credit: Wikipedia)

Quien puso en ti su mano tuvo ardiendo….

Quien puso en ti su mano tuvo ardiendo
la carne y perfumó su corazón.
Desde entonces mi piel se ha acostumbrado
a dormir en una sola habitación.

Después de tanto tiempo de visita
los dedos aprendieron la lección.
Las brasas de por fuera son por dentro
distintas al tocarlas como son.

Andar entre tus cosas una noche
es igual que asomarse a algún balcón.
Los brazos se hacen huéspedes sabiéndose
un jubileo y una jubilación.

Desde entonces no hay nada que no sepa
a mercado y a venta de ocasión.
Quien puso en ti su boca ha conocido
las pavesas de su incineración.

Amar es muchas veces una herida
con una cicatriz de quita y pon.
Quien deja sus dos ojos en tus labios
enferma al encontrar su curación.

Ahora recuerdo cómo anduve a tientas
hasta oírle la voz a la emoción.
Quien puso en ti su mano ha sucumbido
al fuego de su propia combustión.

Escudo de la Arquidiócesis de Tunja
Escudo de la Arquidiócesis de Tunja (Photo credit: Wikipedia)

Reconstrucción del tango no bailado con nadie

La tarde todavía se escribe con tu nombre,
con una luz de plata sobre un bandoneón.

Se escribe en un cuaderno con hojas amarillas,
grabando cada letra tu nombre en un renglón.

Recuerdo que tenías dos ojos que cantaban
y una tienda con flores en la respiración.

La tarde se dolía de un beso en la garganta,
de un tango que temblaba dormido en el sillón.

Desde una voz con lluvia cruzaban colegialas
sonando en sus carteras la última lección.

Pasaban con la risa colgando de los brazos
y el verbo amar en tiempo de desconjugación.

Recuerdo en esa calle dos piernas me miraron
y dejaron su firma sobre mi corazón.

Gozarlas fue dolerse la mitad de otro siglo,
metiéndole de ausencia su fierro este malón.

Aún oigo cuando hablaban llegando a la cintura,
su lumbre de allá arriba bajando hasta el tacón.

No existe ya nostalgia como no oler su cuerpo
ni andarle a sus caderas la joven tentación.

Después de que pasaran mis manos se murieron,
se me han difunto un hijo y un verso en un jarrón.

El mundo tiene bromas que dan miedo
y no debés buscarle más argumentación.

Recuerdo que tenías yuchanes en los ojos
y un sabor a semillas y a panificación.

Si dicen que te olvido, reíte, sabés cómo
el sueño me ha enfermado tu boca bermellón.

Sabés que sos mi luto que nunca se termina,
que vos sos quien me arrima mi desesperación.

Recuerdo que tenías dos ceibos en los ojos
y un perfume de fruta casi en germinación.

Recuerdo que tenías la música por dentro,
sonando a lo incurable de mi desolación.

English: Portrait of the spanish composer Ánge...
English: Portrait of the spanish composer Ángel Arranz Moreno Español: Retrato del compositor español de música contemporánea Ángel Arranz Moreno (Photo credit: Wikipedia)
Quien ha estado, detrás de la iglesia, sabe qu...
Quien ha estado, detrás de la iglesia, sabe qué callejón es (Photo credit: Wikipedia)